MAL OLOR DE PIES

imgres

El mal olor de pies, conocido como bromhidrosis, es un problema que afecta al 20% de la población. La causa más frecuente es la proliferación de bacterias en esta parte del cuerpo debido, generalmente, a un exceso de sudoración, aunque también puede venir motivado por una infección por hongos, sufrir trastornos metabólicos, utilizar un calzado elaborado con materiales sintéticos o ingerir determinados medicamentos, entre otros.

1

Si se padece esta afección el uso de desodorantes y antitranspirantes no son una solución para este problema y lo recomendable es acudir al podólogo para que, después de un examen exhaustivo, determine la causa que genera en ese caso la patología.

Los tratamientos para solucionar el mal olor de pies pueden ir, en función del origen, desde la administración de antibióticos o antifúngicos, la aplicación de tratamientos secantes en polvo o aerosol, la eliminación de la dieta de algunos alimentos o dejar de fumar, hasta, en casos de sudoración extrema, tratamientos físicos como la iontoforesis (introducción de iones de sustancias activas) o la cirugía.

2

Aquí tenéis unos consejos para el mal olor de pies:

  1. Mantener una higiene óptima de los pies, lavarlos diariamente con algún tipo de jabón desinfectante, secar muy bien los pies, sobre todo entre los dedos.
  2. Cambiar los calcetines todos los días (con mayor frecuencia si los pies sudan mucho como, por ejemplo, si se practica deporte).
  3. Dejar que los zapatos de aireen después de utilizarlos para evitar el crecimiento de bacterias.
  4. Evitar el uso de zapatos demasiado apretados o que estén fabricados con materiales sintéticos y optar por el cuero, el lienzo o la malla que permiten que los pies respiren.
  5. Utilizar calcetines que repelan la humedad de lana o de algodón
  6. Evitar los calcetines de nylon o las medias.
  7. Retirar, airear y lavar periódicamente las plantillas de los zapatos. Cambiarlas una vez al mes como mínimo.
  8. Utilizar aerosoles desinfectantes para dentro los zapatos ya que acabarán con las bacterias que causan el mal olor.
  9. En el caso de las personas que padezcan infección por hongos o bacterias es necesario aplicar un tratamiento antimicótico o antibacteriano prescrito por el podólogo.Cuidado con la automedicación para tratar los hongos en los pies.
  10. Las personar que padezcan hiperhidrosis (exceso de sudoración) pueden utilizar tratamientos secantes que contengan cloruro de aluminio.